La enseñanza de los niños

Entrevista a Sidney Strauss por Mariana Ludmila

Cuando hablamos de “enseñanza de los niños”, ¿qué se te viene a la mente? Posiblemente, tu primera imagen sea la de un adulto enseñando a un menor, y es que el sistema educativo nos ha acostumbrado a pensar que hay que enseñar al niño, ya que carece de habilidades y conocimiento, y por consiguiente, hay que formarlo. Hemos establecido sesgos culturales tan arraigados que difícilmente podemos pensar en otras opciones, por ende, no podremos generar estrategias distintas de enseñanza que salgan del modelo tradicional.

Sidney Strauss, Profesor Emérito de la Cátedra Branco Weiss de Investigación en Desarrollo Infantil y Educación de la Universidad de Tel Aviv, ha dedicado sus investigaciones a la “enseñanza de los niños”, pero una muy distinta a lo que tradicionalmente imaginamos.

Si ahora te sugiriera que tomaras la frase “enseñanza de los niños” de manera literal y aún no puedes pensar en algo distinto a tu primera imagen, te voy a ayudar a entenderla de manera distinta. Piensa en “cómo los niños enseñan”. ¿Puedes ahora imaginarte la “enseñanza de los niños” de un modo diferente? De manera ideal, ahora imagina a niños de preescolar que estén trabajando juntos, sugiriéndose unos a otros cómo mejorar su proyecto, o tal vez, te venga la imagen de un pequeño ayudando -enseñando- a su abuelo a cómo usar la computadora. El proceso de enseñanza ha pasado por muchos siglos de evolución y es sumamente interesante ver cómo se da de manera natural en el humano, especialmente en edades tempranas.

En el mundo hay muchas personas que investigan cómo aprende el cerebro, pero hasta ahora, la única persona en el mundo que sabemos que ha concentrado sus estudios en investigar cómo el cerebro enseña es Sidney Strauss.

Para Sidney, no sólo resulta interesante entender cómo funciona el cerebro en el proceso de enseñanza y cómo ha sido su evolución, sino que le resulta particularmente peculiar entender cómo los niños enseñan naturalmente (de ahí el nombre de su sección: Enseñar, ¡naturalmente!).

En Desescolarizados ‘la revista’, tenemos la misión de llevar las últimas investigaciones de aprendizaje a todas las personas que quieran tomar la educación en sus manos para facilitarles el camino del aprendizaje autodirigido en cualquiera de sus modalidades: educación sin escuela (homeschooling, unschooling, worldschooling) y educación alternativa. Sirva entonces esta entrevista como un “empujón” para ayudarte a romper los paradigmas y los sesgos sobre el aprendizaje, que te permitan ver la enseñanza y las capacidades de los niños de una manera distinta. El objetivo: que logres generar nuevas estrategias de acercamiento a la pedagogía, rompiendo los sesgos históricos de la educación tradicional sobre lo que un niño puede lograr, enseñando.

-En el contexto educativo, todos están interesados en saber cómo aprende el cerebro, pero tú has centrado tu investigación en lo que algunos podrían pensar que es el aspecto opuesto… Cómo enseña el cerebro.

–Esa idea, Mariana, no es mía. Fueron dos argentinos quienes lo pensaron: mi buen amigo, Antonio Battro, junto con otro buen amigo mío, Mariano Sigman. La idea fue inspirada por una conversación que tuve con Antonio hace algunos años y eso también nos conecta a Antonio y a Howard Gardner. Voy a hacer una digresión un poco, pero todo se unirá al final, o al menos eso espero.

–Conocí a Howard Gardner por primera vez en 1976. Él era profesor de educación en la Escuela de Graduados de Educación de Harvard y yo estaba de sabático de la Universidad de Tel Aviv en MIT. Varios años después, no recuerdo el año, Antonio y yo, que nunca nos habíamos visto antes y que ni siquiera sabíamos el uno del otro, fuimos invitados con otros a almorzar un hermoso domingo de verano a la casa de Howard y Ellen Winner, su esposa. Como es habitual en los almuerzos de Howard y Ellen, después de la comida y una animada conversación, todos los invitados salimos a caminar por Fresh Pond, que está cerca de su casa.

–En nuestra caminata, Antonio y yo hablamos y le conté sobre mi trabajo sobre la enseñanza de los niños. Como casi todos los demás, respondió conversando sobre el aprendizaje de los niños porque eso es lo que se ha estudiado extensamente, hasta que le recordé que yo estaba estudiando la enseñanza de los niños, la otra cara de lo que causa el aprendizaje. Recuerdo que literalmente lo detuvo en seco.

–En este punto, mi recuento de esta historia llega a una bifurcación en el camino. Antonio me ha contado dos versiones de lo que siguió a nuestra conversación. Una versión es que inmediatamente escribió un artículo en una columna que hizo para La Nación de Argentina sobre la enseñanza de los niños; es decir, cómo los niños enseñan. La segunda versión fue que la conversación se quedó con él, y después de reflexionar sobre ella, entendió su significado, y luego escribió sobre al respecto en una publicación de la Academia Pontificia de las Ciencias. Ambas versiones podrían haber sucedido. De cualquier manera, la idea de estudiar la enseñanza, lo que a veces llama “el otro lado de la luna”, le pareció una idea importante.

–Antonio y yo seguimos siendo buenos amigos de esa fatídica reunión y hemos logrado contactarnos por correo electrónico y también nos hemos reunido a lo largo de los años en Argentina, Uruguay, Jerusalén y Sicilia. Le dije a Antonio que estaba trabajando en ampliar el trabajo sobre la enseñanza para incluir muchos aspectos de las ciencias cognitivas con la esperanza de que cada rama revelara aspectos del misterio de la enseñanza. Aunque me gustaría atribuirme el mérito de haber incluido las neurociencias en el estudio de la enseñanza, fue Antonio quien lo sugirió.

–Él tomó mi idea sobre la enseñanza como una habilidad cognitiva natural y la trasladó a las ciencias del cerebro y sugirió que podemos pensar en la enseñanza en términos de acoplamiento cerebral, donde el cerebro del profesor enseña al cerebro del aprendiz y viceversa. Antonio habló con mi amigo Mariano Sigman, un brillante neurocientífico (y mucho más que eso) sobre esto y Mariano entendió que el área de la enseñanza ha sido muy poco estudiada a pesar de su importancia para las vidas humanas. Mariano, junto con personas muy talentosas en su laboratorio (Andrea Goldin y Cecilia Calero) llevaron a cabo el primer estudio sobre cómo los cerebros del maestro y del aprendiz se juntan (o no) para el aprendizaje (o no) entre los alumnos. Este fue un estudio de establecimiento de ruta y otros ahora están siguiendo sus pasos. ¡Ésta es una pieza muy importante en nuestro intento de entender la enseñanza!

–¿Cómo se te ocurrió la idea de investigar la enseñanza?

-He estado observando problemas de desarrollo cognitivo y aprendizaje de los niños durante varios años. De hecho, mi tesis doctoral fue sobre el tema de las teorías de desarrollo y aprendizaje de Piaget y Bruner. Además, debido a mi permanente interés en las implicaciones educativas de mi labor, trabajé en el desarrollo de currículo para la ciencia en escuela primaria. Entendí que teníamos que saber cuáles eran los orígenes del conocimiento y la comprensión de los niños para poder abordarlos mejor en los planes de estudios.

–Lo que voy a decirte es importante para la educación en el hogar. Los niños tienen lo que a veces se llama conceptos erróneos sobre, digamos, conceptos científicos. Por ejemplo, piensa en lo siguiente: toma un rifle y lo apuntas estando paralelo al suelo que es plano, a su vez sostienes una bala junto y a la altura del cañón del rifle. Disparas el rifle, y al mismo momento en que la bala sale del cañón, liberas la bala que estaba en tu mano. La pregunta que se les hace a los niños y a los adultos es: ¿Caerán las dos balas al mismo tiempo o alguna caerá primero? Y si alguna cae primero, se le pregunta al niño cuál llegará primero al suelo. Piénsalo por un momento.

–La mayoría de las personas, incluidos los adultos, piensan que la bala que se libera de la mano aterrizará primero, porque la bala disparada se desplaza paralela al suelo hasta que, en sus palabras, se agota su impulso y sólo entonces comienza a caer hacia el suelo. La bala caída no tiene ese impulso por lo que tocará el suelo primero. Algunos dicen que la bala disparada tocará el suelo primero porque viaja más rápido que la bala liberada. Pocas personas dan la respuesta correcta, que es que golpearán el suelo al mismo tiempo porque sólo hay una fuerza que actúa sobre ambas: la gravedad, y que la gravedad actúa por igual en ambas. La bala disparada comienza a caer en el momento en que sale del cañón y cae a la misma velocidad que la bala perdida.

–Los niños responden de la manera que acabo de mencionar y pocos entienden correctamente el problema que tienen entre manos. Esto es lo que enfrenta un desarrollador de currículo quien tiene que encontrar formas de abordar las comprensiones incorrectas de los niños. Es importante mencionar aquí que los conceptos erróneos de los niños están ahí porque nuestras intuiciones nos llevan a comprender el mundo de una manera particular y estas intuiciones son profundas y poderosas. Dado esto, ¿cómo se construyen materiales curriculares para guiar a los niños hacia otra comprensión cuando se enfrentan a una poderosa intuición que existe por una buena razón?

–La misma pregunta se puede hacer sobre la educación en casa. ¿Qué actividades deseas darles a tus hijos para que comprendan mejor lo que les estás enseñando?

Para responder a esta pregunta, déjame que te diga primero lo que creo que no sería útil. No es suficiente dar a los niños experiencias cotidianas con su mundo. Los han tenido desde el momento en que nacieron. Exponerlos a charcos que se evaporan o a qué altura va una pelota de baloncesto cuando la arrojas contra un piso a diferentes niveles de fuerza generalmente no será útil para entender. Todas las extensas experiencias cotidianas que han tenido en el mundo natural no les han ayudado a obtener una comprensión correcta de estos fenómenos. Si éste es el caso, ¿por qué darles más de lo mismo? La enseñanza de estos fenómenos a menudo requiere un mundo hecho especialmente, un mundo alfombrado que es diferente del mundo natural que nos rodea.

–Otro consejo sobre lo que probablemente no sea útil tratar de enseñar es lo que se conoce como ICE, (la idea, el conocimiento y el entendimiento) que es natural para los humanos. Un ejemplo de comprensión natural proviene de la gramática del lenguaje hablado. Nuestros cerebros han sido diseñados, a través de la evolución, para aprender la gramática del lenguaje hablado que es extraordinariamente complejo. No tenemos que enseñarles a los niños cómo hablar un idioma o idiomas gramaticalmente. Es suficiente que estén expuestos al lenguaje. El cerebro está construido de tal manera que prácticamente todos los niños pueden aprender la gramática de un idioma hablado sin esfuerzo sin que se les enseñe.

–Por el contrario, a los niños se les debe enseñar el lenguaje escrito para que lo aprendan. Mostrar a los niños las palabras de un libro que se les está leyendo no los llevará a aprender a leer. La lectura es algo tardía en nuestra odisea de 200,000 años como humanos. El lenguaje escrito tiene alrededor de 5,200 años. Nuestros cerebros no evolucionaron de forma tal que el lenguaje escrito sea natural como es el lenguaje hablado. El cerebro atornilla varios engranes para que aprenda a leer.

–¿Qué podemos aprender de esto? El contenido de las escuelas es un concepto ICE no natural. Y como no es natural, es difícil de aprender. ¿Recuerdas cómo aprendieron tú, tus hijos y/o nietos a leer y lo difícil que fue? Ese es el caso del contenido escolar y no sólo de la lectura. No enseñamos el concepto ICE

natural en las escuelas porque se aprenderá fácilmente sin instrucción. Pero enseñamos el concepto ICE no natural precisamente porque no se entenderá sin instrucciones. Lo que enseñamos en las escuelas es un conceto ICE contraintuitivo, difícil de adquirir, que ha sido desarrollado a lo largo de milenios por científicos, eruditos, matemáticos, filósofos y otros. Y es ese concepto ICE contraintuitivo el que probablemente será parte de lo que enseñarás a tus hijos en casa.

–Entonces, ¿cuáles podrían ser las formas de enseñar a tus hijos este concepto ICE tan difícil de aprender? Un primer paso puede ser que ellos se hagan conscientes de sus intuiciones. Puedes darles algo en qué trabajar, pero antes de decirles cómo resolver el problema, es posible que puedas preguntarles qué piensan. En efecto, les estás pidiendo que sean reflexivos sobre el conocimiento que tienen. Supongo que debido a que les estarás preguntando sobre algo en lo que probablemente no pensaron, sus intuiciones, es poco probable que ellos sepan cuáles son sus entendimientos. Este es un primer paso para que piensen tanto en su propio concepto ICE como en su forma de pensar. El último se llama metacognición. Se trata de pensar en tu forma de pensar y porque eso no es natural, también, tendrás que guiar a tus hijos para que sean metacognitivos. Si lo intentas mucho, sin exagerar tanto, alentarás los hábitos mentales de tus hijos en esta dirección; lo que les ayudará a reflexionar sobre lo que saben y cómo piensan. Si tienes éxito, les has dado un regalo de por vida.

–Después de que tus hijos hayan llegado a tener una comprensión reflexiva de su ICE y su pensamiento, podrías dejar que exploren con sus ideas y luego podrían sugerir otra forma de pensar sobre el tema en discusión. A diferencia de la forma habitual de enseñar, donde les dices a tus hijos qué respuestas hay, lo más probable es que ahora comprendan mejor el contenido y/o sus pensamientos porque les permitiste ser metacognitivos sobre sus intuiciones. Ellos estarán en condiciones de compararlos con lo que presentas como alternativa y es probable que entiendan que les estás presentando una alternativa porque ahora ellos comprenden contra cual alternativa se diferencia tu alternativa: sus intuiciones.

–¿Es entonces natural que los humanos enseñen y compartan conocimiento? ¿Y, qué hay de los niños? Tu dices que es natural que los seres humanos enseñen desde una edad muy temprana. ¿Puedes explicar más al respecto?

–¡Con gusto! Antes, quiero que pienses en lo increíblemente compleja que es la enseñanza. Cuando enseñamos, los adultos tomamos en cuenta muchos factores: lo que el alumno sabe sobre lo que estás enseñando para no apuntar a su enseñanza demasiado alto o demasiado bajo, cuál es su estado emocional: ¿está ansioso o confiado sobre el material?, ¿está el alumno motivado?, ¿cómo ha cambiado el ICE, las emociones y la motivación del alumno como resultado de su enseñanza? ¿De qué debería tratarse tu próxima lección dadas sus respuestas a la última pregunta?, y mucho más. En resumen, ¡la enseñanza es notablemente complicada! Ahora puedo pasar a su estado natural para los humanos.

–He estado afirmando que compartir el conocimiento a través de la enseñanza es natural para los humanos. Hay muchas formas de apoyar esta afirmación, y debido a las restricciones de espacio, mencionaré solo algunas: su universalidad, el remontarnos a nuestros antiguos ancestros, su singularidad en el reino animal y la enseñanza de los niños muy pequeños.

–Si la enseñanza es una habilidad cognitiva natural por parte de los humanos, no debe restringirse a un grupo u otro. Debe ser universal, lo que se denomina especie típica. No hay controversia sobre si las personas en las sociedades modernas (como México, Argentina, Francia, Italia, Canadá, Japón o China) enseñan. Tampoco es controvertido que haya enseñanzas en comunidades pastorales que hacen agricultura de subsistencia. Sin embargo, existe controversia sobre si la enseñanza ocurre en las sociedades de cazadores

y recolectores nómadas. El número de personas en cada grupo de cazadores y recolectores nómadas es de alrededor de 25-35 y son nómadas cuando buscan presas y plantas que cambian debido a los cambios climáticos. En alrededor del 90% de los 200 milenios de existencia humana, éramos cazadores y recolectores nómadas. En mi opinión, el trabajo de Barry Hewlett y sus colegas indica claramente que la enseñanza se encuentra en las sociedades de cazadores y recolectores nómadas. Si es correcto, esta universalidad apunta en la dirección de la enseñanza como una habilidad cognitiva natural por parte de los humanos. Hay una evidencia creciente de que nuestros ancestros muy antiguos enseñaron. Estos antepasados no eran humanos modernos, sino que formaban parte de nuestro linaje.

–Por ejemplo, en el Paleolítico o Edad de Piedra, hace aproximadamente 2,5 millones de años (sí, hace dos millones y medio de años), cuando los humanos modernos no existían pero el Homo Habilis sí, encontramos sus herramientas de piedra. Los arqueólogos culturales modernos estudian herramientas creadas en aquel entonces; tienen formas de determinar si las herramientas de piedra producidas por nuestros antepasados antiguos fueron hechas por expertos, experimentados Homo Habilis o novatos en la creación de herramientas a partir de rocas. Para dar una pista de lo que implica la creación de herramientas de piedra, el creador de las herramientas debe elegir una roca apropiada que pueda usarse como un martillo y otra roca que pueda ser golpeada y que se convierta en la base de una herramienta. La piedra astillada tiene que ser de cierto tipo y golpear en un lugar, en un ángulo y en una resistencia en particular, con el martillo de roca para cortar una parte de la roca que servirá como herramienta. Esto se llama cincelar. Cuando a los adultos modernos se les enseña a cincelar, lleva un tiempo considerable, años, antes de que se vuelvan expertos. ¡También, es muy poco probable que alguien pueda aprender a matar por observación e imitación solamente! La enseñanza es casi seguramente necesaria para que eso suceda. Si queremos afirmar que la enseñanza es una habilidad cognitiva natural de los humanos, deberíamos creer que está disponible desde antes que los humanos modernos y parece que éste es el caso.

–Y, como último punto para mantener el interés sobre este punto, se cree que los Homo Habilis -nuestros ancestros antiguos- no tenían un lenguaje hablado. Nos podemos preguntar, entonces, ¿cómo enseñaron a otros a cincelar?

–Una tercera línea de razonamiento sobre por qué la enseñanza es una habilidad cognitiva natural, es que en el reino animal, la enseñanza es única para nuestra especie. Esto no significa que otros animales no enseñen; ellos lo hacen. Sin embargo, lo que representa es que la enseñanza humana es diferente a

la enseñanza que se encuentra entre los animales no humanos, es decir, que es una especie única. Como ejercicio, piensa cuáles son los animales que creas que enseñan. Muchas personas piensan que todos los animales enseñan, o al menos, una abrumadora cantidad de animales que se enseñan unos a otros.

–Antes de revelar cuáles son los animales que enseñan, veamos qué piensan los científicos sobre eso. En un artículo para una revista, ahora ya clásico, Caro y Hauser (1992) preguntaron si los animales no humanos enseñan. Para llegar a una respuesta, no sólo dices si sí o no. Necesitas una definición de enseñanza que pueda aplicarse a animales no humanos. Su definición se basó en la teoría de la evolución y las observaciones de los animales en la naturaleza (etología). La definición del maestro de animales no humanos no incluía ni la intención de enseñar ni la comprensión del alumno de la tarea en cuestión, como los chimpancés, que modelan una herramienta -una rama con sus hojas podadas- para insertarla en un nido de termitas donde éstas trepan por la rama para luego comérselas.

–La definición tiene varias partes. Una es que el maestro actúa de manera diferente en presencia de un animal ingenuo que cuando está en presencia de un animal que sabe lo que se puede enseñar. Si el presunto maestro actuara de la misma manera con un animal ingenuo, que con uno entendido, sería difícil afirmar que la enseñanza está sucediendo.

Una segunda parte de su definición es que, al enseñar, el maestro pierde algo o al menos no gana algo inmediatamente. Piensa en esto: cuando una madre guepardo trae presas muertas a sus cachorros para que coman, ella está comprometida con respecto a su supervivencia. Ella no come a la presa y, como resultado, pierde en su estado de supervivencia. Por otro lado, este tipo de comportamiento y otros comportamientos de “altruismo” por parte de los animales no humanos (y también de los humanos) fueron problemáticos para Darwin, como admitió en sus escritos. La tercera parte de su definición es que un alumno aprende algo que no podría haber aprendido sin que se lo hayan enseñado o lo aprende más rápido que si no se lo hubieran enseñado.

–En este punto, probablemente tengas curiosidad sobre qué animales enseñan según esta definición basada en la teoría evolutiva. Pero antes de que te lo diga, dada esta definición, piensa de nuevo en qué animales crees que enseñan. Por el momento, parece haber cuatro especies no humanas que enseñan e, inesperadamente, ninguno es primate, (monos, con colas y grandes simios sin colas: chimpancés, bonobos, gorilas y orangutanes). Los cuatro son: (1) suricatos que son parte de

la familia de la mangosta, (2) un pájaro llamado charlatán de varios colores, (3) algunos felinos, como guepardos y gatos domésticos, pero no leones porque los leones cazan en grupos, llamados orgullos y los jóvenes pueden observar cómo las presas son atacadas y asesinadas en comparación con los guepardos que crían a sus cachorros en aislamiento. La última especie (4) es, sorprendentemente, una hormiga humilde llamada hormiga ejecutiva que se desplaza en tándem.

–El tercer apoyo para que la enseñanza sea una habilidad cognitiva natural es que la enseñanza humana es única en la especie, lo que significa que nuestra enseñanza es diferente de la de los animales no humanos. Los humanos tenemos la intención de enseñar y tomamos en cuenta la comprensión de los estudiantes de lo que se les enseña, su estado emocional, motivación y más. Todas estas partes importantes de la enseñanza humana están ausentes en la definición de enseñanza para animales no humanos. En este sentido, entonces, la enseñanza humana es única en el reino animal.

–El cuarto apoyo para que la enseñanza sea natural para los humanos se refiere a la enseñanza de los niños. Si los niños muy pequeños enseñan, lo cual vimos que es notablemente complejo y lo hacen sin que se les haya enseñado cómo enseñar, esto sugeriría que la enseñanza es de hecho natural para los humanos. El trabajo que he hecho con mi colega, Margalit Ziv, muestra que los niños de tres años y medio ya enseñan, y lo hacen principalmente a través de presentaciones con explicaciones que acompañan a la demostración; los niños de cinco años enseñan contingentemente, lo que significa que ajustan su enseñanza al conocimiento cambiante del aprendizaje, que cambió debido a la enseñanza del maestro; y los niños de cinco años enseñan principalmente a través de presentaciones con demostraciones que acompañan a las explicaciones.

–En sí mismo, puede parecer notable que los niños de tres años y medio enseñen. Pero es poco probable que la enseñanza aparezca mágicamente a los tres años y medio; es casi seguro que tiene preparación antes de esa edad. Muy pocos investigadores han estudiado la enseñanza entre niños menores de três años y medio, y eso puede deberse a una suposición posiblemente oculta de que la enseñanza requiere lenguaje. Sin embargo, los niños a la edad de un año -que son preverbales, no hablan, pero entienden el lenguaje-, sí se comunican socialmente, y lo hacen señalando.

–La investigación llevada a cabo por Ulf Liszkowski y sus colegas en Hamburgo, Alemania, indica que los bebés preverbales de un año de edad tienen algunos de los conceptos básicos de enseñanza bajo su mando. Ellos reconocen una brecha de conocimiento; ellos actúan para cerrarlo; corrigen los errores e incluso anticipan los errores de los demás y actúan para alejarlos antes de que se cometan. Todos estos están en el corazón de la enseñanza.

–Brevemente, con respecto a reconocer una brecha de conocimiento y actuar para reducirla, Liszkowski hizo lo siguiente. Mostró una serie de objetos sobre una mesa a un bebé preverbal de un año y habló sobre cada uno de ellos. Luego, inadvertidamente (pero realmente a propósito) derribó uno de la mesa, por ejemplo, una llave. El bebé lo vio caer al piso. Después de un corto tiempo, miró a su alrededor y le preguntó al bebé dónde estaba la llave, y el niño señaló su ubicación. Podrías pensar que nada extraordinario sucedió aquí. Después de todo, el experimentador no sabía dónde estaba la llave, y cuando le preguntó dónde estaba, el niño la señaló. A primera vista, parece que aquí no sucede nada de importancia. Pero observa que hay una brecha de conocimiento. El bebé sabía algo que el experimentador (supuestamente) no sabía, y el bebé actuó para reducir la brecha de conocimiento al señalarla. Para probar más esta idea, el experimentador llevó a cabo otro experimento donde dejó caer la llave, pero esta vez vio dónde cayó. Cuando el experimentador preguntó a los bebés dónde estaba, muchos menos bebés señalaron su ubicación. Ese puede ser el caso ya que aquí no hay una brecha de conocimiento porque tanto el infante como el experimentador sabían dónde estaba el objeto.

–Por el momento, parece que hay una trayectoria de desarrollo en las habilidades de los niños para enseñar. Hay precursores cognitivos para la enseñanza entre bebés preverbales de un año de edad; los niños de tres años y medio enseñan demostrando; y los de cinco años de edad enseñan explicando. Todo esto da credibilidad a la idea de que la enseñanza puede ser una habilidad cognitiva natural.

–Presenté cuatro soportes para la afirmación de que la enseñanza es una habilidad cognitiva natural: la universalidad de la enseñanza, su aparición en nuestros antiguos ancestros, la enseñanza humana es única en el mundo animal y la enseñanza se encuentra en los niños pequeños y tiene precursores entre los bebés. De manera conjunta, estos apoyos parecen reforzar la afirmación de que la enseñanza es una habilidad cognitiva natural entre los humanos.

–¿Por qué has estado visitando tantos países, principalmente India? ¿Puedes compartir algunos detalles sobre lo que haces? ¿Está relacionado con el aprendizaje y/o con el aprendizaje autodirigido?

-Visité la India cinco veces en los dos últimos años y estuve trabajando allí con Bhavani Rao de la Universidad Amrita y su equipo en AmmachiLabs. Ellos están trabajando con mujeres en aldeas remotas para empoderarlas al brindarles conocimientos y habilidades que les permitan tener un empleo remunerado en sastrería, albañilería, plomería y otras profesiones. Junto con eso, a las mujeres se les enseñan habilidades para la vida sobre la igualdad de género para su empoderamiento; por ejemplo, para tener las habilidades de un oficio que les permita ser empleadas, lo que aumente el ingreso familiar. Cuando una mujer se casa con un hombre, ella se muda a su casa, que a menudo está en otra aldea, y con frecuencia viven con la familia del esposo en la misma casa. En la sociedad de la aldea, los hombres son los proveedores, y como consecuencia, surgen problemas entre las mujeres, sus maridos y su familia extendida. Regresaré a este punto más adelante.

-¿Cómo la conocí? Tuve la suerte de ser invitado a una pequeña conferencia en la Academia Pontificia de las Ciencias en el esplendoroso entorno del Vaticano y entre los participantes había tres mujeres de la Universidad de Amrita en la India. Su trabajo me fascinó y, cuando todos volvimos a casa, le escribí a Bhavani Rao. Me escribió sobre los problemas que estaban teniendo en las aldeas, como la adaptación de los expertos que no se presentan en los horarios establecidos para enseñar habilidades y conocimientos a las mujeres de las aldeas para el empleo. Dado mi interés en la enseñanza entre iguales, sugerí que alentara a las mujeres a que se enseñaran entre sí, donde una mujer con conocimientos, por ejemplo, de medición, podría enseñar a las otras mujeres y otra mujer, que tuviera conocimiento sobre cómo crear costuras a partir de tiras de la tela, podría enseñar eso a las demás. Y funcionó.

–¡Mi sugerencia produjo un cambio en el pensamiento! En lugar de pensar que sólo los expertos podían enseñar a los principiantes, la gente de AmmachiLabs llegó a comprender que las mujeres de la aldea podían enseñar lo que sabían y que sus esfuerzos combinados podían llevar a su capacidad para adaptar un sárdico o hacer una instalación de fontanería interior. Debido a ese éxito, me invitaron a visitar AmmachiLabs y ver sus pueblos de cerca y como dicen, el resto es historia.

–Pero esta historia tiene una trayectoria inusual. Algo completamente inesperado sucedió cuando fui a la India. Fue allí donde conocí a Amma, una gurú espiritual y un tesoro nacional, quien es la inspiración rectora de un ashram que, entre otras cosas, alberga la Universidad de Amrita. Estuve expuesto a sus pensamientos y sus mensajes de amor, empatía y compasión. Debido a mi profundo interés en la enseñanza, comencé a reflexionar y entender cómo estas emociones y su conexión están profundamente entrelazadas con la enseñanza. Pude haber llegado a esa conclusión a tiempo, pero estoy seguro de que escuchar las conversaciones de Amma espoleó ese pensamiento.

–Hasta ahora, esto es lo que he llegado a entender. Además del acoplamiento en la enseñanza de la mente con la mente, hay un acoplamiento de corazón a corazón. En el corazón de la enseñanza está el altruismo que, bajo ciertas circunstancias, puede ser natural para los humanos. La investigación sobre el altruismo en los niños pequeños se ha realizado sin hacer referencia a la enseñanza. Por otra parte, incrustado en la enseñanza está el altruismo, la empatía, la responsabilidad, la confianza, el respeto, la amistad y más. Cuando uno enseña y debe agregarse, cuando va bien, sucede algo especial. Una cercanía, similar y posiblemente más allá de la amistad, se forma entre el maestro y el alumno. Doblados en la enseñanza hay conexiones emocionales bidireccionales que el alumno y el maestro sienten el uno por el otro.

–Al estar involucrado en esta entrega y recepción bidireccional se mueven relaciones desiguales a iguales en cuanto al concepto ICE y al poder -sin abusar del poder del dador inicial, el maestro-. La enseñanza, que es fundamentalmente dar, también implica la voluntad de compartir con otra persona y la disposición de la otra persona a aceptar, aceptar lo que se comparte. Además, el maestro tiene la responsabilidad de otra persona, un aprendiz. Esto implica un compromiso para lograr el objetivo mutuo del aprendizaje del aprendiz y el bienestar del alumno a medida que la enseñanza y el aprendizaje transcurren y este compromiso con el bienestar de los demás incluye la empatía mutua que el maestro y el alumno tienen el uno por el otro. Además, la enseñanza implica actos de respeto mutuo y de lo que cada uno hace en la enseñanza y el aprendizaje. De manera conjunta, todo esto hace que la enseñanza parezca que posee una chispa de comunión espiritual con otra.

–Para colocar lo anterior en otro plano, la enseñanza implica lo que se ha denominado prosocialidad. Por lo que sé, la enseñanza no ha sido considerada en la literatura en torno a la prosocialidad.

–Y, se preguntarán, ¿qué tiene que ver esto con la educación en el hogar? Estoy sugiriendo que comprensiblemente pensamos en nuestros niños educados en el hogar como aprendices. Aprenden en la escuela, y eso es lo que hemos asumido nosotros mismos cuando les enseñamos en casa. Lo que sugiero aquí es que también podemos pensar en nuestros hijos como maestros. Cuando enseñan a otros, llegan a comprender lo que enseñan en un nivel más profundo, como lo mencioné en el artículo que escribí para la primera edición de esta revista. Pero sucede algo inesperado cuando enseñan: vienen a desarrollar relaciones interpersonales más fuertes que pueden servirles bien en la vida. Al alentar a sus hijos a que enseñen, probablemente fomentan relaciones interpersonales muy positivas, como las que acabo de mencionar.

–Todo lo que nos compartes es sorprendente. Hasta ahora, he estado haciendo las preguntas. Me gustaría preguntarte si hay algo más que te gustaría agregar.

–Sé que he sido prolijo, así que haré mis comentarios finales cortos. Estoy muy entusiasmado con la forma en la que veo nuestro antiguo – nuevo campo de la enseñanza y tal vez este entusiasmo surgió en mis palabras. Además de ser un área que aborda cuestiones muy profundas sobre nuestra existencia humana, tiene implicaciones importantes para la escolarización, ya sea en la escuela o en el hogar. Traté de transmitir cómo algunas de las ideas que presenté pueden usarse para la educación en casa. Espero que se hayan aterrizado y sean útiles para quienes lean estas páginas.

–Por último, Mariana, me gustaría darte las gracias, por darme la oportunidad de presentar mis ideas en Desescolarizados, ‘la revista’. Para finalizar esta entrevista, me gustaría desearles la mejor de las suertes a todos aquellos valientes padres que decidieron asumir la enorme responsabilidad de enseñar a sus hijos en casa.

¡Todos ustedes tienen mi profunda admiración!

 

Related Articles

Bienvenida – Desescolarizados 2 – Mariana

Texto por: Mariana Ludmila Cortés El primer número de la revista intentó ofrecerte, a ti como responsable de la educación de otros, una breve introducción…

Formación para el futuro

Texto por: Mariana Ludmila Cortés Siempre he pensado que todos somos educadores. De manera directa o indirecta, alguien nos ve y aprende algo de nosotros.…

Felicidades por el valor de tomar la educación en sus manos

Queridos lectores, durante los dos primeros números de la revista, hemos querido ofrecerles un pequeño vistazo sobre diferentes temas que cualquier persona que tenga en…

Cómo motivar para el aprendizaje significativo

Texto por: Moisés Salinas Desde su nacimiento, el ser humano es una pequeña máquina de aprender. Absorbemos con gran apetito todos los estímulos que nos…

¿Puede el aprendizaje ser una pasión?

Texto por: Érika Valenzuela Un día me desperté con una preocupación y una misión nueva en mi vida: todos tenemos derecho a aprender, en cualquier…

A %d blogueros les gusta esto: