Recuerdos con mi querido amigo ANTONIO BATTRO

Texto por: Sidney Strauss para Desescolarizados ‘La Revista’ No. 3

Piensen en esto: Al describir la historia de una era, tenemos documentos y fragmentos incompletos. En arqueología, tenemos fragmentos. Para entender dicha era, tratamos de poner los documentos o los fragmentos en una historia coherente. Algo similar sucede en cómo vemos nuestras vidas individuales. No recordamos cada uno de los acontecimientos. Sólo tenemos fragmentos de recuerdos. Y, en un intento de hacer sentido de nosotros mismos, creamos una historia que intenta unir las piezas de manera coherente.

Les platicaré sobre algunas de estas piezas de mis recuerdos con Antonio. Nos conocimos en una comida en Cambridge, Massachusetts en el año 2002. Hablamos sobre su trabajo y el mío; además de la muy interesante discusión intelectual, sentí una cercanía inmediata con Antonio. Desde ese momento, hemos estado en contacto. Ya han pasado 16 años de encontrarnos y escribirnos. ¡Esto hace una gran cantidad de recuerdos!

Antonio es un hombre de una valentía extraordinaria. Se mantiene al margen de las grandes ideas y los grandes proyectos. Un ejemplo es su idea de crear un área que no haya sido ni imaginada vagamente por otros: poner el cerebro en la educación.

Junto a nuestro querido amigo, Kurt Fischer, nace una nueva subdisciplina: mente, cerebro y educación. Su idea creativa ahora se ha estudiado y enseñado en todo el mundo. Y una sociedad académica internacional, varias publicaciones científicas y una reunión anual realizada en Erice, Sicilia son las ramificaciones de las ideas visionarias de Antonio sugeridas no hace mucho tiempo. He tenido el honor de asistir a cinco de esas reuniones. Fue ahí donde conocí más de cerca de nuestro valiente Antonio. Con frecuencia era un observador y dejaba a otros hablar. Pero cuando él tenía algo qué decir, siempre era muy profundo y la gente lo escuchaba con un embelesado interés.

Otro ejemplo de su valentía es lo que ayudó a crear en Uruguay: Ceibal. Imaginen saturar a la población de alumnos de todo un país (300,000) y sus ciudadanos mayores (700,000) con laptops e imaginemos además que esto se hizo en un intento de reducir la brecha dentro de Uruguay, y entre Uruguay y las naciones del mundo. Y con la llegada del suministro de laptops a sus ciudadanos mayores, sus vidas mejoraron radicalmente. Los ciudadanos mayores están aislados con mayor frecuencia que las personas jóvenes y no sólo ahora son capaces de estar en contacto con el mundo digital a través de internet y los medios sociales, sino que pueden enseñar y ser enseñados por los más jóvenes.

Estos increíbles proyectos y logros son extraordinarios. Hay unos cuantos fragmentos de mis recuerdos de nuestro tiempo juntos.

Asimismo, Antonio tiene sus recuerdos. Y el lugar en el que los encuentro está, junto a nuestras conversaciones, en su casa.

Antonio vive en un vagón de ferrocarril a una hora y media en carro de Buenos Aires. Su vida ahí nos dice mucho de él. Su casa es un santuario. La tranquilidad y el balance de su corazón lo vemos en su casa. Su vida ahí es modesta pero no espartana. Tiene lo que necesita y no necesita más de lo que tiene. Antonio es un hombre espiritual y lo podemos ver en los libros que forman parte de su biblioteca y sus fotos con varios Papas. Pero esa es la expresión externa de su espiritualidad. Hay otras maneras en las que lo he visto. Por ejemplo, en los 17 años que llevo de conocer a Antonio, nunca lo he escuchado hablar mal de nadie. Incluso, si alguien actuara de mala fe, Antonio es compasivo hacia esa persona e intenta encontrar razones para dicho comportamiento.

En resumen, Antonio es un hombre santo, quien, con su valentía para emprender largos proyectos que tienen igualdad social en su esencia, ha logrado el equilibrio en su vida, primero, y más importante, consigo mismo; después con el Creador, y por último, con otros. ¡Pocas son las personas que conozco que han hecho tanto con tal modestia! ¡Me siento muy agradecido y muy honrado de tenerlo en mi vida!

6 de mayo de 2018

Desescolarizados quiere felicitar y honrar a todos los educadores y educadores en casa, hoy 15 de Mayo, día del maestro en México. Es por ello que ofrecemos el 3er número de desescolarizados la revista para su descarga ¡SIN COSTO!
En esta EDICIÓN ESPECIAL te presentamos la entrevista a Antonio Battro, miembro de la Pontificia Academia de las Ciencias, colaborador y discípulo de Piaget y grandes educadores y científicos;

Médico, neuropsicólogo y educador, es quien probablemente haya acuñado el término neuroeducación en castellano por primera vez.
Hablamos sobre los Neuromitos y algunos mitos en la educación.
Enterate más y descarga la revista sin costo en el siguiente link: https://desescolarizados.org/product/revista-battro/

¡Felicidades por el valor de tomar la educación en sus manos! Nuestro profundo respeto y admiración.